¿Qué hay detrás de nuestra tienda de naranjas online?

Hoy vamos a acercarnos a nuestros campos de Sagunto para explicaros cómo funciona nuestra tienda desde detrás, la parte que no se ve cuando compras naranjas. Llegamos en furgoneta a Camp de Morvedre, aunque está cerca de la población de Sagunto, la distancia es suficiente para que de camino vayas sintiendo la fuerza de la tierra, el aroma a campo. Nos sentimos orgullosos de nuestros campos y los tratamos con mimo. A la fuerza, eso se traduce en la calidad de nuestra fruta.

Riego naranjas ecológicas

Hacemos una parada junto a nuestra balsa de riego. El agua que se recoge se distribuye a los pies de nuestros frutales mediante un sistema de riego por goteo, que es el óptimo para este tipo de árboles: el agua penetra en la tierra de manera pausada, alcanzando las raíces sin anegar y evitando la evaporación, con lo que el aprovechamiento es máximo.

Riego por goteo

Disponemos de un motor que se activa automáticamente a la hora que la tierra ya ha perdido calor y admite de buen grado el agua que llega de manera continuada. Quedan ya muy lejanos los días en que nuestros antecesores abrían las acequias dejando correr el agua por los campos… Hoy en día todo este proceso está automatizado y supone un aprovechamiento óptimo de los recursos.

Motor riego naranjas

Para enriquecer la tierra utilizamos abonos naturales. Si presumimos de naranjas naturalmente buenas, no podía ser de otra manera. Y el resultado salta a la vista, nuestros naranjos, nuestros caquis… son árboles sanos, de hojas brillantes, de frutos excelentes. Tratamos de afrontar con mimo cada uno de los procesos que conlleva el cultivo y venta de fruta. Tanto para nuestro puesto en el mercado Central de Valencia como en nuestra tienda online de naranjas, mandarinas y caquis.

Campo naranjas ecológicas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y esto es lo que tenemos detrás de la web, manos trabajadoras, procesos naturales y respetuosos con la tiera, con el medio ambiente. Y el objetivo claro que que la calidad hay que trabajarla día a día.

Esta entrada fue publicada en Desde el campo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *